La cargada .

  • Sin tacto . 

 / Por Sergio González Levet /

 

Veo cuatro diputados locales del establo de JJ Gómez Cazarín (¿no que tanto control, mi americanista?); me admiro ante 500 taxistas reunidos de la región de Tierra Blanca (tan caliente siempre y ahora más, que dicen que cuando muere uno de allá, regresa del infierno por una cobija); volteo para allá y para acá, y en todos lados veo a morenistas desilusionados, a militantes engañados, a empleados mal tratados y exprimidos en sus sueldos y en sus tiempos de reposo…

Es la cargada en favor de Pepe Yunes.

Es la estampida hecha espectáculo de cientos y miles y hasta cientos de miles de veracruzanos -y de no veracruzanos radicados en esta tierra maravillosa- que se están sumando a la candidatura del Veracruzano de Verdad abiertamente ya, y sin ningún temor a las amenazas vacías de los funcionarios de Cuitláhuac.

Este movimiento empezó muy veladamente hace meses, cuando se creó la alianza Fuerza y Corazón por Veracruz y Pepe fue elegido como el abanderado del PAN, del PRI, del PRD y de muchos ciudadanos asimilados en cientos de organizaciones civiles, y de otros muchos que no están en ningún grupo pero que confían en el peroteño que ha traído obras y beneficios a todas las regiones del estado, ya como alcalde, ya como diputado local y federal o ya como senador de la República.

Fueron pasando los días y las semanas, y como un goteo incesante y glorificador para nuestra democracia se veía que en un rincón del Totonacapan ciertos indígenas reunidos se manifestaban en favor de Pepe, que en Orizaba y Córdoba algunos obreros se juntaban con el candidato opositor y estaban con él en su aspiración; que un grupo de ganaderos… que cafetaleros en las zonas altas… que piñeros… que asociaciones de mujeres y madres olvidadas por la Cuarta Transformación… que inocentes metidos en la cárcel por la soberbia y la ignorancia de este Gobierno…

La marea fue aumentando, y hoy es una ola incontenible. Todos quieren ver a Pepe porque representa la salvación del estado, el rescate de nuestras libertades.

Levante usted una piedra y encontrará un pepista. Salga a la calle y pregunte a quien quiera. Vaya a un restaurante e interrogue al mesero sobre su intención de voto. No hay forma de que Pepe no gane. Contra una mayoría vasta, no existe manera de robar una votación.

Todos en Veracruz ya están por el paisano. Es el regreso de nuestro orgullo.

(Ah, pero Rocío Nahle dice que lleva 30 puntos de ventaja en sus encuestas, ja ja ja ja).

 

[email protected]

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube