La importancia de ser Sardiña .

*Sin tacto . 

 

/ Por Sergio González Levet /

La noche del miércoles y la madrugada del jueves se abatió en Xalapa una lluvia tan torrencial que parecía que el cielo quisiera pagar en horas lo que le quedó a deber a la capital de Veracruz en más de un mes y medio del peor estiaje registrado en muchos años.

Llueve pero llueve y llueve, llueve y yo me siento solo, como si llorara el cielo, y llueve, y llueve. Y está lloviendo y tú no vienes. Mojada mi alma de tristeza, y llueve y llueve… podría haber cantado Horacio Guaraní si hubiera nacido acá y no se nos hubiera muerto hace siete años a la temprana edad de 92 años.

También Joan Manuel Serrat, si lo hubiéramos nacionalizado veracruzano, podría haber dicho para nosotros: Es tiempo de lluvia, tiempo de amarse a media luz, de oír de nuevo el tictac del reloj. Sin saber cómo, de gris la casa se vistió como el plomo. El día amaneció. Es tiempo de lluvia, acércate, ven y siéntate.

Y bueno, don Tomás Méndez, ese sí nuestro, mexicano y ranchero, pudo cantar: Esta noche mi tejado tendrá un olorcito a jarro. ¡Ay!, la lluvia me irá a arrullar. Las primeras gotas fueron las de un fuerte chaparrón, las que al caer en mi sombrero alegran mi corazón, ¡ay ayayay, mi corazón!

Lo cierto es que ni las mejores letras podrán aplacar la furia de las nubes, aunque el goce nadie nos lo quita.

Y como en temporada de lluvias estamos, en estas tierras feraces y feroces todos debemos extremar las precauciones, cuidar nuestros cuerpos y nuestras posesiones -tan anheladas por los ladrones- porque el Tláloc que todo Veracruz trae adentro se nos despierta de repente, lo que le sigue de enojado, y ya no sabemos cómo escamparnos de esa agua por la que tanto pedíamos.

Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no le alumbre.

En Xalapa, los aguaceros han estado gruesos en verdad, y no es metáfora. Muchos pisos se anegaron y muchos techos salieron volando o se llenaron de agujeros inmisericordes.

La población estuvo indemne durante la tormenta y seguirá estando en peligro ante las otras que vienen, pero cuenta con el auxilio y la capacitación para el riesgo del área de protección civil del ayuntamiento que (aún) preside Ricardo Ahued Bardahuil, gran alcalde.

Al frente de la PC municipal está Luis Sardiña Salgado, un funcionario que está pendiente día y noche de los riesgos que puedan volverse realidad. El equipo de la comuna capitalina funciona como un reloj y llega con la mayor premura posible a donde hay daños y peligros.

Con Sardiña a cargo, Ahued y los xalapeños y todos los que viven en la Atenas pueden dormir confiados de que serán avisados a tiempo, serán auxiliados, serán salvados.

He ahí la importancia de tener un funcionario responsable al frente de un área delicada… la importancia de que sea Luis Sardiña Salgado el que está en Xalapa. Ya lo verán.

 

sglevet@gmail.com

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube