ONU lanza la campaña 16 días de activismo contra la violencia de género

Fifty boys and girls of various ages wearing the orange Strong Hands t-shirts and caps put on a flash mob dancing in sync. It was one of the events that took place at the National University of Lao, Dong Dok campus on December 4th. It was a joint collaboration amongst UN Women, UNFPA, NCAW, NUOL, Fanglao and Hoppin. "It is important for boys to respect girls because girls support us in everything we do, our Mothers have taken care of us, we have to do our part to take care of them." - Kaka, Director/Choreographer of Fanglao/Hoppin Photo: DANHO/Daniel Hodgson

*“Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”.

*Si desea pasar a la acción y liderar el cambio para marcar la diferencia a favor de las mujeres y niñas en todo el mundo, visite la página web del reto #Give25forUNTF25 del Fondo Fiduciario de la ONU

17/11/2021/ Ciudad de México.- Los 16 Días de activismo contra la violencia de género es una campaña internacional anual que empieza el 25 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y sigue hasta el 10 de diciembre, el Día de los Derechos Humanos. La pusieron en marcha activistas en la inauguración del Women’s Global Leadership Institute en 1991 y sigue estando coordinada cada año por el Center for Women’s Global Leadership. Personas y organizaciones de todo el mundo la utilizan como estrategia organizativa para promover la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Como apoyo a esta iniciativa de la sociedad civil, la campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE de aquí al 2030 para poner fin a la violencia contra las mujeres (campaña ÚNETE) hace un llamado para emprender medidas mundiales que mejoren la concienciación, impulsen esfuerzos de promoción y compartan conocimientos e innovaciones.

El tema mundial de este año para los 16 Días de activismo contra la violencia de género, que se celebrarán entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre de 2021, es “Pinta el mundo de naranja: ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!”.

1. ANTECEDENTES

Los 16 Días de activismo contra la violencia contra las mujeres y las niñas es una campaña
internacional que se organiza cada año. Empieza el 25 de noviembre, el Día Internacional de la
Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y sigue hasta el 10 de diciembre, el Día de los
Derechos Humanos. La puso en marcha un grupo de activistas en la inauguración del Women’s
Global Leadership Institute en 1991 y este año celebra su 30 aniversario. Más de 6.000
organizaciones de aproximadamente 187 países han participado en la campaña desde 1991, que
ha llegado a 300 millones1 de personas. El Center for Women’s Global Leadership (CWGL) sigue
coordinando cada año su labor y la utilizan como estrategia organizativa personas, instituciones
y organizaciones de todo el mundo para reclamar la prevención y eliminación de la violencia
contra las mujeres y las niñas.

Como apoyo a esta iniciativa de la sociedad civil, bajo el liderazgo del Secretario General de las
Naciones Unidas, António Guterres, la campaña del Secretario General de las Naciones Unidas
ÚNETE de aquí al 2030 para poner fin a la violencia contra las mujeres (campaña ÚNETE),
presentada en 2008, es un esfuerzo de varios años que tiene como fin prevenir y eliminar la
violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo mediante la puesta en marcha de
medidas mundiales que mejoren la concienciación, impulsen esfuerzos de promoción y generen
oportunidades para el debate sobre los desafíos y las soluciones. Al igual que en años anteriores,
el color naranja se utilizará para representar un futuro más brillante, sin violencia contra las
mujeres y las niñas, como tema unificador que abarca todas las actividades globales de la
campaña ÚNETE.

2. CONTEXTO DE 2021

Según las últimas estimaciones, casi 1 de cada 3 mujeres de 15 años o más en todo el mundo ha
sufrido violencia física o sexual por parte de la pareja, otro agresor o ambos, al menos una vez
en su vida, lo cual indica que los niveles de violencia contra las mujeres y las niñas en gran medida
no han cambiado durante la última década.2 Estas cifras no reflejan el impacto de la pandemia
de COVID-19 y todavía serían más elevadas si incluyeran todo el continuo de violencia que afecta
a mujeres y niñas, lo que incluye el acoso sexual, la violencia en contextos digitales, las prácticas
nocivas y la explotación sexual.

La COVID-19 ha exacerbado todos los factores de riesgo de la violencia contra las mujeres y las niñas, incluidos el desempleo y la pobreza, y ha reforzado muchas de las causas fundamentales como los estereotipos de género y las normas sociales nocivas.

Se ha estimado que posiblemente 11 millones de niñas no retomen la escuela debido a la COVID-19, un hecho que aumenta su riesgo de caer en el matrimonio infantil. Se espera que las consecuencias económicas empujen a otros 47 millones de mujeres y niñas hacia la pobreza extrema en 2021, lo que supone un retroceso de décadas de progreso y la perpetuación de desigualdades estructurales que refuerzan la violencia contra las mujeres y las niñas.

Nuevos datos obtenidos de una reciente evaluación rápida de género realizada por ONU Mujeres en varios países sobre el impacto de la COVID-19 en la violencia contra las mujeres, utilizando métodos innovadores de recopilación remota de datos, confirman un aumento de la violencia contra las mujeres como resultado de la COVID-19 en Camerún, Kenya, Tailandia y Ucrania. Pronto se dispondrá de más datos correspondientes a otros nueve países.

Además de los efectos de la COVID-19, el contexto mundial de conflictos violentos y crisis humanitarias —incluidos desastres relacionados con el clima— está afectando a más personas
que nunca, y de manera desproporcionada a las mujeres y niñas, lo cual perpetúa todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Como hemos visto después del reciente terremoto ocurrido en Haití, el 53,6 % de las mujeres ya ha encontrado dificultades para acceder a los servicios de salud, mientras que la falta de vivienda y refugio es percibida por un 83 % de la
población como un factor de inseguridad y mayor riesgo de violencia.

La compleja situación actual en Afganistán ha dado lugar a un desprecio por los logros obtenidos con tanto esfuerzo en Organización Mundial de la Salud, en nombre del Grupo de trabajo interinstitucional de las Naciones Unidas sobre datos y estimaciones acerca de la violencia contra la mujer, estimaciones sobre la prevalencia de la violencia contra la mujer, 2018 (Ginebra, 2021).

Si bien las formas y los contextos pueden diferir entre los distintos lugares geográficos, las mujeres y las niñas experimentan universalmente diferentes formas de violencia en entornos públicos y privados, en contextos de paz y en contextos de conflicto, así como en escenarios humanitarios o de crisis. Las mujeres más marginadas, incluidas las mujeres con discapacidad, las refugiadas o las mujeres indígenas, entre otras, corren un riesgo desproporcionado y se enfrentan a mayores obstáculos para acceder a los servicios y a la justicia.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado que el mundo no estaba preparado para responder a la rápida escalada de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Si queremos asegurarnos de que ninguna mujer o niña se quede atrás, necesitamos enfoques integrales e inclusivos que puedan adaptarse a contextos que cambian rápidamente, previniendo y respondiendo a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

La Iniciativa Spotlight de la Unión Europea y las Naciones Unidas representa un modelo integral
y multipartícipe impulsado por un compromiso de no dejar a nadie atrás, que está logrando
avances significativos en la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Pese a las limitaciones y los confinamientos relacionados con la COVID-19, tan sólo en 2020 se
prestaron servicios de violencia de género a 651.958 mujeres y niñas, 879.138 hombres y niños
recibieron educación sobre la masculinidad positiva, las relaciones respetuosas y la resolución de
conflictos no violentos y la crianza de hijas e hijos, y hubo un aumento del 22 % en el número de
condenas de autores de violencia en comparación con 2019, lo que demuestra que es posible
ofrecer resultados de alta calidad a mujeres y niñas incluso con las restricciones de una
pandemia.

El Foro Generación Igualdad y la Coalición para la Acción sobre la violencia de género están
creando un importante movimiento mundial basado en el multilateralismo y están movilizando
a gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones internacionales, entidades
filantrópicas y el sector privado para lograr avances transformadores hacia la eliminación y
prevención de la violencia de género a través de cuatro acciones concretas: 1) crear entornos
propicios de políticas, leyes y recursos; 2) ampliar la programación de prevención basada en
pruebas; 3) ampliar los servicios integrales, accesibles y de calidad para las sobrevivientes; y 4)promover las organizaciones autónomas que luchan por los derechos dirigidas por mujeres y
niñas, y empoderarlas para que puedan aplicar sus conocimientos y experiencia.

Al hacerlo, 550 millones más de mujeres y niñas vivirán en países con leyes y políticas que prohíban todas las formas de violencia de género contra las mujeres y las niñas de aquí al 2026; los esfuerzos aumentarán en un 50 % el número de países que incluyan una o más estrategias de prevención basadas en pruebas sobre la violencia de género en las políticas nacionales de aquí al 2026; más mujeres y niñas vivirán en países con planes de acción multisectoriales sobre la violencia de género que incluyen la prestación de servicios policiales, judiciales, sanitarios y sociales de aquí al 2026; la financiación internacional mejorará y aumentará progresivamente en un 50 % a favor de las organizaciones de derechos de las mujeres, activistas y movimientos, incluidos aquellos que trabajan para abordar la violencia de género contra las mujeres y las niñas en toda su diversidad de aquí al 2026.

En este contexto, nuestros esfuerzos para prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas deben continuar con la misma intensidad durante los 16 Días de activismo y a lo largo de
todo el año. Es crucial aprovechar el impulso creado durante el Foro Generación Igualdad, ya que
la pandemia en la sombra no ha terminado y no hay vacuna contra ella.

3. EL TEMA DE LA CAMPAÑA ÚNETE DE 2021 Y LOS OBJETIVOS DE PROMOCIÓN

El tema de la campaña mundial de este año “Pinta el mundo de naranja: ¡PONGAMOS FIN A LA
VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES YA!” movilizará a todas las redes de ÚNETE, la sociedad civil y
las organizaciones por los derechos de la mujer, el sistema de las Naciones Unidas, la Coalición
para la Acción sobre la violencia de género, los socios gubernamentales, las escuelas, las
universidades, el sector privado, asociaciones y clubes deportivos y particulares a fin de:

• Defender estrategias, programas y recursos inclusivos, integrales y a largo plazo para
prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas en los espacios públicos y
privados priorizando a las mujeres y niñas más marginadas.

• Amplificar las historias de éxito que demuestran que la violencia contra las mujeres y
las niñas se puede prevenir, mostrando estrategias e intervenciones eficaces para
inspirar a todos los actores a fin de que amplíen las soluciones que dan resultado.

• Promover el liderazgo de las mujeres y las niñas en su diversidad y su participación
significativa en la formulación de políticas y la toma de decisiones desde la escala
mundial hasta las escalas locales.

• Involucrar a los aliados comprometidos del Foro Generación Igualdad en su país o
región para colaborar en la implementación de nuevos y valientes compromisos y
propiciar acciones adicionales para lograr avances en el Plan de la Coalición para la
Acción sobre la violencia de género.

4. RESPUESTA DEL SISTEMA DE LAS NACIONES UNIDAS A LA INTENSIFICACIÓN DE LA
VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES Y LAS NIÑAS DURANTE LA PANDEMIA

Desde los primeros meses de la pandemia, el Secretario General de las Naciones Unidas, António
Guterres, pidió un cese del fuego mundial para poner fin a la pandemia en la sombra —la
violencia contra las mujeres y las niñas— haciendo un llamado en pos de la paz en los hogares y
la eliminación de todos los tipos de violencia en todas partes. Más de 140 países expresaron su
apoyo y más de 149 países han adoptado cerca de 832 medidas, como se destaca en el Rastreador
Global de Respuestas de Género a la COVID-19 (coordinado por el PNUD junto con el liderazgo
técnico sustantivo de ONU Mujeres). Esta es una respuesta alentadora al llamado a la acción del
Secretario General de las Naciones Unidas y a las peticiones de los movimientos de mujeres de
todo el mundo.

ACTIVIDADES CLAVE: “PINTA EL MUNDO DE NARANJA” Y “ACTÚA EN ESTE DÍA NARANJA Y
DURANTE LOS 16 DÍAS DE ACTIVISMO”

En consonancia con el tema general mundial de 2021 Pinta el mundo de naranja: ¡PONGAMOS
FIN A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES YA!, la conmemoración oficial de las Naciones Unidas
del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se celebrará el 23 de
noviembre de 2021 (pendiente de confirmación). Durante el período de 16 días que va del 25 de
noviembre al 10 de diciembre, se anima a todas las partes asociadas de ÚNETE a:

• Coordinar eventos y actividades de color naranja a escala mundial, regional, nacional y local
para promover estrategias, programas y recursos inclusivos, integrales y a largo plazo a fin
de prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas en todos los entornos y saber
responder a ella.

• Poner en marcha una campaña de financiación colectiva digital en línea (crowdfunding),
#Give25forUNTF25, con el tema “Pinta el mundo de naranja: ¡PONGAMOS FIN A LA
VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES YA!”, durante cada uno de los 16 Días de activismo.9 Se
invita a las entidades asociadas de ÚNETE a participar, a inspirar a otras personas a unirse a
este esfuerzo colectivo y a difundir los activos y mensajes disponibles en el tablero
UNTF@25 de Trello.

• Estimular las conversaciones públicas y formar al público sobre lo que las personas y las
organizaciones pueden hacer para crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres y las
niñas durante y después de la pandemia de COVID-19.

• Organizar seminarios virtuales y programas de radio y valorar enfoques creativos e
innovadores, como, por ejemplo, mediante documentales, exposiciones, y medios digitales e
impresos.

• Incluir historias de sobrevivientes, activistas y personas que defienden los derechos de las
mujeres para destacar su papel crítico de liderazgo a la hora de poner fin a la violencia
contra las mujeres y las niñas desde la escala mundial hasta las escalas locales.

• Aumentar la participación de los medios de comunicación y las personas que generan
opinión con el objetivo de promover y ampliar la sensibilización respecto a la comprensión
de los beneficios de la programación inclusiva y la necesidad de financiación sostenible
destinada a los esfuerzos de prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas.

• Llevar algo de color naranja y “pintar de naranja” los espacios físicos y virtuales el 25 de
noviembre y durante los 16 Días de activismo, lo que incluye lugares de trabajo, monumentos
significativos de ciudades y comunidades, espacios en línea como sitios web, firmas
electrónicas, cuentas de redes sociales, etc.

9 Presentado el 25 de septiembre, el reto #Give25forUNTF25 del Fondo Fiduciario de la ONU nos insta a todas nosotras y a todos nosotros a manifestarnos a fin de hacer realidad un mundo sin violencia para las mujeres y las niñas. Si desea pasar a la acción y liderar el cambio para marcar la diferencia a favor de las mujeres y niñas en todo el mundo, visite la página web del reto #Give25forUNTF25 del Fondo Fiduciario de la ONU

5. PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA PROMOCIÓN DE LA CAMPAÑA ÚNETE

• Honrar y reconocer los movimientos de mujeres y su liderazgo en los 16 Días de
activismo y en la prevención y el fin de la violencia contra las mujeres y las niñas en
general.
• “No dejar a nadie atrás”: en los esfuerzos para prevenir y poner fin a la violencia contra
las mujeres y las niñas, aplicar un enfoque basado en los derechos humanos y centrar la
atención en los grupos de mujeres y niñas más desfavorecidos y desatendidos que
experimentan formas de daño interrelacionadas.

• Centrarse en las sobrevivientes: adoptar un enfoque respetuoso y de “no hacer daño”
cuando una sobreviviente explica o vuelve a explicar lo que le ha ocurrido; esto se tiene
que hacer únicamente con su consentimiento informado y en las condiciones bajo las
cuales se sienta empoderada para ejercer su autonomía. Esto y los principios de
empoderamiento son esenciales para la implicación de quienes defienden a las
sobrevivientes o realizan activismo en este ámbito, a fin de trabajar respetando sus
condiciones. Todas las personas aliadas de la campaña ÚNETE deben garantizar que se
priorizan y respetan los derechos, la seguridad, la dignidad y la confidencialidad de las
sobrevivientes.10 Para obtener información adicional, consulte Asegurar enfoques
centrados en las sobrevivientes y su empoderamiento.

• Enfoque multisectorial: todas las personas de la sociedad tienen un importante papel
que desempeñar a la hora de poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, y
todas y todos debemos unir esfuerzos desde diferentes sectores para abordar los
múltiples aspectos de la violencia contra las mujeres y las niñas.

• Promoción transformadora: fomentar un examen crítico de los roles, regímenes y
prácticas de género al tiempo que se procura crear o fortalecer normas y dinámicas de
género equitativas para lograr cambios fundamentales y duraderos a favor de las
mujeres y las niñas.

• Destacar las voces de feministas jóvenes: si bien el mundo ha estado revisando los
progresos realizados durante los últimos 25 años desde la aprobación de la Declaración y
Plataforma de Acción de Beijing, ha llegado el momento de crear plataformas para
destacar las voces de la próxima generación de feministas que están definiendo su futuro
ahora.

* En el caso de las niñas y los niños de menos de 18 años de edad y sobrevivientes de violencia es obligatorio contar con un formulario de Exoneración de responsabilidades. La madre, el padre o la persona tutora al cargo debe dar permiso para el uso de fotografías o vídeos de menores, con la excepción de situaciones en las que la privacidad no sea relevante (manifestaciones públicas y marchas u otros eventos públicos en los que hay otros medios de prensa y personal de fotografía haciendo fotos y/o filmando). Para obtener más información, consulte
las Directrices para las fotografías de ONU Mujeres

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube