La amenaza de la sobrerrepresentación en México .

*

/ Itzel Arellano Cruces*/

El reciente proceso electoral del 2 de junio de 2024 ha encendido alarmas sobre un problema que amenaza la integridad de nuestra democracia: la sobrerrepresentación parlamentaria. Con un 58.4% de la votación, la coalición de Morena, el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista de México busca ocupar el 75% de los escaños en la Cámara de Diputados, es decir, 372 de los 500 diputados. Este intento descarado de manipulación desafía la lógica democrática y viola las normas constitucionales.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 54, establece un límite del 8% a la sobrerrepresentación. Esto significa que, con el 58.4% de los votos, la coalición gubernamental debería tener un máximo de 332 diputados, no los 372 que a la mala buscan adjudicarse. Este exceso no es solo cuestión de matemáticas, sino una agresión directa a la voluntad del pueblo mexicano.

La sobrerrepresentación es más que un número inflado de escaños; es una distorsión peligrosa de la representación popular. Permite a una coalición política consolidar un poder excesivo, anulando efectivamente las voces de millones de ciudadanos que no votaron por ellos. Atenta en contra de la confianza en nuestras instituciones democráticas y amenaza con transformar nuestro sistema de gobierno en una dictadura de facto, donde un solo grupo puede modificar la Constitución a su antojo sin contrapesos efectivos.

La división de poderes es uno de los pilares fundamentales de cualquier democracia. Cuando un partido o coalición sobrepasa los límites de representación justa, se destruye la pluralidad y se fomenta un ambiente de desconfianza y polarización. Las implicaciones son profundas: una mayoría calificada permite a Morena y sus aliados aprobar reformas constitucionales sin necesidad de negociar ni consensuar con otras fuerzas políticas y abre la puerta a cambios que pueden ser perjudiciales para la diversidad de pensamiento y el equilibrio democrático que tanto valoramos.

En momentos como estos, es crucial que las instituciones electorales y la ciudadanía estemos vigilantes. Defender la equidad en la representación es un deber legal y un acto de protección de nuestra democracia. No podemos permitir que el poder se concentre de manera desproporcionada, ignorando la voluntad popular y los principios fundamentales que rigen nuestro sistema político.

La historia nos ha enseñado que la concentración de poder en manos de unos pocos rara vez conduce a resultados positivos para la mayoría. Es nuestra responsabilidad, como ciudadanos y como nación, asegurar que nuestras instituciones funcionen conforme a los principios constitucionales y que la voz de cada mexicano sea escuchada y respetada.

*Jefa de Oficina de la Coordinación del GPPAN en la Cámara de Diputados

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube